Tocando el cielo con las manos en Nueva Zelanda

Paracaidismo en Nueva Zelanda.

Era un martes en la tarde y acabábamos de regresar de Whitsundays Island, recuerdo perfectamente ese momento en el que ví una pequeña avioneta dando vueltas en el cielo, en uno de los tantos vuelos sobre las islas que se ofrecen por esa zona y le pregunte a Jorg: ¿Que te parece eso, te gustaría hacer algo así alguna vez? Miro al cielo por algunos minutos, un poco pensativo y me respondió con un: “no sé, es interesante pero no tanto”, mi pregunta sin embargo tenia un doble sentido, un trasfondo, para el mes de septiembre mi calvito estaría de cumpleaños, el numero 40 y queríamos celebrarlo de una forma única e inolvidable, así que yo desde hacia meses investigaba cual seria la mejor forma de hacerlo y cual seria ese regalo perfecto.

Vuelos ArlieBeach

Al día siguiente sentados en el mismo césped, pasó la misma avioneta y de repente Jörg me miro y me dijo: “sabes que me parece mas interesante, saltar en paracaídas eso si seria chevere…”, “¿te imaginas la adrenalina?, “saltar al vacio con el corazón a punto de explotar de los nervios” sus ojos se iluminaron…

De saltar en paracaídas habíamos hablado varias veces, cuando montamos en globo dijimos que la próxima seria paracaídas pero así como se dicen muchas otras cosas, nada trascendental, cuanto estábamos planeado el viaje leímos que en Nueva Zelanda había varios lugares donde se podía saltar y nos pareció interesante pero nada más, el tema no se toco por varios meses, pero a partir de ese día empece a investigar donde, cómo, cuando y cuanto costaría, esé seria el mejor regalo que le podría dar y si lo emocionaba tanto pensarlo no podía dejar de pensar en cuanto le emocionaría llevarlo a la realidad.

Después de las investigaciones encontramos el lugar perfecto y le pregunte a Jörg si quería el salto como regalo de cumpleaños pues seria casi un mes antes de la fecha real y no sabia si quería celebrarlo por adelantado, sin titubear me contesto que claro, pero que si nos lanzábamos los dos, ustedes me conocen yo soy: “pa las que sea”, pero juemadre tirarme en paracaídas ya son palabras mayores, noooo yo la verdad que me moría de susto, no sentía que estuviera preparada para saltar y sabia que el calvo no saltaría sin mi, así que empece a hacerme un auto-lavado de cerebro para prepararme para lo que vendría, el tema quedó ahí pues yo por miedo preferí no profundizar y dejar la búsqueda para después. Cuando llegamos a Nueva Zelanda, Jörg por supuesto no había olvidado mi promesa y me pregunto por las investigaciones y me pidió que hiciera la reserva, yo escudandome en que era en ingles lo intente prologar un par de días mas, pero al empezar el camino hacia Rotorua ya no había vuelta a atrás, el lunes en la noche enviamos un correo preguntando las posibilidades de saltar en los próximos días y el martes en la mañana nos enviaron una respuesta diciendo que podríamos saltar ese mismo día o al día siguiente.

paracaidismo nueva zelanda

Cuando Jorg recibió el correo me pregunto: ¿quieres ir hoy ó prefieres mañana? y yo con ganas de decirle:  ¡ni hoy ni mañana!, al final le conteste: “mañana estaría bien”. De inmediato llamo y reservo para la mañana del día siguiente y apenas colgó me empezaron los nervios, tengo que admitir que pasaron rápidamente pues me mantuve tan ocupada con fue posible, me acosté tan cansada que olvide que al día siguiente uno de mis miedos mas grandes estaría a punto de ser superado.

Dormimos como babys sin problemas, sin miedos, la noche anterior Jorg me dijo estar un poco asustado pero sobre todo muy ansioso, algo que pude notar cuando desayunábamos y la tensión era tal que ninguno hablaba mas de lo necesario, un tema aquí y otro allá, lo que sea menos hablar del salto.

Paracaidismo Nueva Zelanda

Cuando entre a la ducha mis miedos regresaron: “juemadre y si el paracaídas se enreda”, “será que tienen la experiencia suficiente”, “yo no le avise a nadie que saltaría y si algo pasa que” , “al final si me muero lo hago con estilo que carajos!” , salí de la ducha y ya estaba todo listo para llamar a la agencia para que nos recogieran, esa última hora entre la recogida y la llegada al lago para saltar fue realmente la mas difícil y donde mas nerviosa estuve, cuando llegamos al lugar y nos vestimos, vimos la avioneta y vimos que no había vuelta atrás hizo que toda la angustia se fuera lejos, todo hasta ese segundo, ese pequeño segundo cuando el instructor me sentó a la orilla del avión con los pies y el culito al aire y me dijo preparare esto ya va a empezar y zas saltamos al vacio… Ahí el miedo se esfumo de nuevo.

paracaidismo Nueva Zelanda saltar en paracaidas

¿Que como fue? pues una chimba, fue del putas, fue mucho mejor de lo que me pude imaginar, la sensación de caer al vacio y la adrenalina son una cosa de otro mundo, el paisaje increíble, lo único malo fue mi congestión nasal que me genero malestares para levantar la cabeza y me hacia sentir de más la presión, pues cada vez que lo intentaba tenia esa horrible sensación de agua entrando por mi nariz hasta mi cabeza, como cuando estás en la piscina y te entra agua a la nariz, bastante desagradable. Por lo demás disfrutamos como niños, durante el vuelo nos reímos hicimos bromas, el calvito estaba feliz, se le veían los nervios pero también la felicidad que irradiaba era increíble, lo podrán ver en el video, como se la gozo hasta el final.

Creo que fue un excelente regalo de cumpleaños, nunca olvidaremos ese día y Jörg jamas olvidara la forma como entro al cuarto piso o al 39B como dice él.

Nuestro salto lo hicimos en el lago Taupo cerca de la zona de Rotoura y fue de 15000 pies, a una temperatura en el aire de – 20 grados donde se nos congelaron hasta las pestañas, pero lo disfrutamos increíblemente y ambos coincidimos en que lo haremos de nuevo cuando sea posible.

Si desean información sobre la compañía con la que nosotros lo hicimos les dejo su pagina web.

(Visited 330 times, 1 visits today)
1286 personas hacen parte de nuestra comunidad, TU también puedes ser parte de ella.

No te pierdas las próximas entradas

* Consejos para viajar 

* Tips sobre diferentes destinos

* Historias de viajes

* Vivir en Alemania

Tus datos estarán seguros. Odiamos el Spam.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × cinco =