Amanecer en Angkor Wat

Amanecer en Angkor wat, algo imperdible en tu vista a Siem Riep.

Suena el despertador, son las 4 am de la mañana, me siento rápidamente en la cama mientras Jörg camina hacia el lado opuesto de la habitación para encender la luz, hace tan solo cinco horas fuimos a la cama y parece que no hemos dormido ni un minuto, es mejor no darle tiempo a nada porque sabemos que si lo meditamos un segundo estaremos muy, muy cerca de arrepentirnos y regresaremos a la cama para seguir durmiendo.

Odio despertarme tan temprano, pero parece que para un viaje la situación cambia cuando tomo conciencia de lo que voy a ver durante el día.  Nos duchamos rápido, tres litros de agua, la D5100, el trípode y la gopro son toda nuestra compañía, en la esquina en medio de la oscuridad y un par de borrachos que no han ido a la cama nos espera Laan nuestro conductor de tuk tuk, un joven de 22 años, tímido y tranquilo que parece haberse “salvado” de aprender los trucos que usan los locales para convencer a cada turista de que su producto es el mejor.

El día anterior uno de sus colegas en la misma esquina lo ayudo a negociar con nosotros y su amable actitud nos convenció que podríamos contratarlo de nuevo por eso la noche anterior habíamos negociado con el para ver el amanecer y lo que ellos llaman el recorrido grande, para ver los templos por 18 dólares.

Poco a poco las luces de la ciudad van desapareciendo atrás de nosotros, hasta conducir únicamente guiados por la luz de moto, árboles a derecha e izquierda, 15 minutos de recorrido y de repente la moto se detiene, de la nada como si fuera un fantasma aparece un joven que con voz adormecida y en un tono muy bajo pregunta por nuestros billetes de ingreso.

Pasamos el control y de nuevo la oscuridad nos acompaña, pocos minutos después, Laan nos deja en la entrada de Angkor wat; faltan algunos minutos para la cinco y somos los únicos allí, mientras caminamos hacia la entrada escuchamos en la lejanía algunas otras voces, parece que llegan mas turistas, pero no podemos ver nada.

Estábamos incrédulos de que estuviéramos en el lugar correcto, el día anterior habíamos estado allí y no habíamos visto agua, esa agua que hacia un perfecto espejo para el Angkor cuando los primeros rayos del sol aparecen.

Una luz de una linterna en la esquina izquierda nos indica que ese es el lugar, pues sí hay luz allí hay personas, nos dirigimos hacia allá había 2 fotógrafos profesionales que al parecer hacían fotografía nocturna, estaban allí contando segundos y hablando de diafragmas.

Armamos nuestro trípode, un par de metros al lado, instale mi cámara y poco a poco fueron llegando mas voces. Turistas y más turistas parece que lo que 10 minutos antes era un lugar de paz y armonía es ahora un campo de pelea entre los gritos de chinos que al parecer quieren armar su trípode delante uno del otro y no parecen tener lugar suficiente.

“Cierro” mis oídos, me concentro en lo que estoy viviendo y en la maravilla de paisaje que observan mis ojos, no hay nadie mas que yo, ni siquiera Jörg, él lo nota y hace lo mismo, se sienta delante de mi trípode y olvida a las decenas de gritones chinos.

Y empieza la magia…

Angkor Wat
Cuando empezó verse la figura del Angkor Wat

No soy tan buena en fotografía como quisiera y mis fotos no son el retrato perfecto de lo que ven mis ojos, pero quiero guardar este recuerdo en mi memoria y cuando todo comience a verse borroso allí poder abrir mi computadora ver la foto y retocar lo que se desvanecía en mi recuerdos.

Pasan rápidamente los minutos, entre voces, muchos idiomas, muchos pero muchos clics, ¿coffee? ¿maybe later? ¿Breakfast? ¿maybe later miss? Restautant 4 “Lady Gaga” … sacudo la cabeza como si eso ayudara a sacar las voces del entorno y me llevara de nuevo a concentrarme en el paisaje.

Y ahí poco a poco el sol me mostraba su espectáculo en conjunto con el templo.

Angkor WatJörg me mira y sus ojos me hablan, es como si me dijera lo maravilloso que le parece el espectáculo, mis ojos le confirman que también para mi lo es, pero seguimos callados.

Habían pasado unos 30 minutos y había tantos pero tantos turistas que era imposible conservar la concentración, los chinos quieren ponerse delante de mi trípode y están apunto de botar mi cámara al agua. Me molesto pero ellos ni se dan cuenta de lo que hacen, parece que es normal en su cultura…

Amanecer en Angkor Wat

Hacía mas de una hora que estábamos allí y teníamos uno de los mejores lugares para ver y  fotografiar el lugar; Laan nos había dicho que nos recogería a las 5am pero nosotros decidimos que era mejor media hora antes y hemos confirmado que esos minutos hicieron una gran diferencia y valió totalmente la pena levantarse tan de madrugada.

Mi recomendación: La mejor hora para llegar al lugar es entre las 4:45 am y como máximo las 5am pues a partir de esa hora llegaran oleadas de turistas.

El sol salió hermoso y con fuerza no eran las 6am y ya tememos casi 30 grados de temperatura, el calor empezó a ahuyentar a los turistas y poco a poco la zona fue quedando despejada. Todo menos nuestra esquina pues los 2 fotógrafos seguían ahí y desde ese punto era el único lugar donde el agua permitía el reflejo de todo el Angkor Wat.

DSC_0102

 

Antes de las 7am salimos del recinto que habíamos recorrido el día anterior, sobre el medio día cuando el sol es mas fuerte y la mayoría hace su pausa de almuerzo.

Nos dirigimos al tuk tuk para hacer los recorridos faltantes, a las 10am parecía que habíamos corrido una maratón, estábamos agotados, nuestro contador de pasos mostraba 26000 pasos y ni siquiera era medio día, hicimos el recorrido, fotos y mas fotos, escuchar un guía aquí y otro allá (queríamos contratar una guía en español pero el día que la conocimos estaba ocupada y yo no hablo ingles así que esa no nos pareció conveniente pagar el guía cuando yo no entendería nada) por lo que optamos por escuchar un poco de los guías que recorrían con otros turistas la zona, algunas veces yo entendía otras entendía Jörg…

A las 12:30 estábamos de regreso en Siem Riep para almorzar, un  delicioso Amok y un margarita completaron esta jornada perfecta.

Al regresar al hotel pasamos la tarde en la piscina y leyendo en internet un poco mas sobre los templos y la zona que recorrimos, para completar la información que habíamos escuchado de los guías.

¿Que les parece el lugar? ¿les gustaría visitarlo? dejen sus comentarios son muy importantes para nosotros y no olviden seguirnos en Facebook donde a diario subimos fotos e información de nuestra vuelta por el mundo.

(Visited 392 times, 1 visits today)
1286 personas hacen parte de nuestra comunidad, TU también puedes ser parte de ella.

No te pierdas las próximas entradas

* Consejos para viajar 

* Tips sobre diferentes destinos

* Historias de viajes

* Vivir en Alemania

Tus datos estarán seguros. Odiamos el Spam.

5 thoughts on “Amanecer en Angkor Wat

  1. Viviana hermosisimas fotos y con tu detallada descripción prácticamente me sentí allá, que sigan viviendo y disfrutando todas las maravillas de Dios.

    1. Hola Mireya:

      Gracias por tu comentario y me alegra saber que el sentido del post tuvo su efecto y logre transmitirte mi experiencia personal.

      Un abrazo!

      Te invitamos a seguirnos en nuestras redes sociales facebook: http://www.facebook.com/colombianaviva1 e instagram: colombianaviva.

  2. Cuento mi resumida historia: El dia que llegue a SiemReap no podia dormir y estando absolutamente desvelado decidí a las 4AM vestirme y convencer a un TukTuk que me llevara a un lugar hermoso a ver el amanecer … no sabia a donde me llevaría pero de un momento a otro paro y me señalo una carretera destapada, me hizo bajar y se fue….quede solo en medio de la nada y la oscuridad.
    Solo tenia una pequena linterna, no había nadie alrededor y yo sin saber a donde iba tome esa carretera y camine, como 20 minutos después llegue a unas ruinas al tope de una montaña, pero como no habia luz ni luna no entendía donde estaba … me senté en una piedra a intentar meditar y el sol empezó a salir mostrándome el paraíso en el que estaba. No lo podia creer, era un templo hermoso, el sol era rojo y lo coloreaba y sentí años y años de energía a mi alrededor. Recuerdo llorar, mientras escribo esto se me ilumina la cara y lagrimas de felicidad me recuerdan aquel momento donde la absoluta soledad y confianza en un desconocido me conecto con el universo.
    Gracias por hacerme recordar!

    1. Wow Marcos que linda experiencia, a veces pensamos que estamos en el peor momento pero de pronto todo empieza a mejorar… los viajes siempre nos enseñan cosas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 − tres =