Un día normal en un viaje de mochilero (Venezuela)

Habíamos disfrutado de una semana llena de sol y playa en el Parque Henri Pittier, en Choroni y sus alrededores y pensando a donde ir después, por la ruta de la playa las opciones eran: Caracas, Isla Margarita y Guiria o quizás Trinidad y Tobago, habíamos ido cambiando dólares tal como íbamos necesitando y el tiempo de vacaciones se estaba acabando, estábamos realmente animados por ir a Trinidad pero el problema fue que leyendo en un foro y otro y en nuestra guía de viajes encontramos que solo salen barcos los días miércoles y solo regresan miércoles o jueves así que eso nos obligaría a estar una semana completa en Trinidad lo cual no estaba mal del todo si tuviéramos tiempo, pero Jörg tenia que tomar el avión de regreso a Alemania en algunos días desde Bogota y yo tenia papeles pendientes con la embajada, así que no podíamos darnos el lujo de estar allá una semana; Jörg conocía Isla Margarita, había estado ahí 14 años antes con un tour completamente organizado desde Alemania y con todo incluido, yo por mi parte en Colombia muchas veces había oído decir que Isla Margarita era una belleza y algunas agencias de viajes la vendían como uno de los mejores destinos de playa fuera de Colombia y no tan lejos del país, así que finalmente y como siempre en un viaje sin pensar tanto a donde ir o que hacer  decidimos emprender el camino hacia allá.

Lunes en la mañana y la familia venezolana con la que habíamos compartido los últimos días viajaba a Caracas y nosotros a Puerto de la Cruz que es la ciudad donde se puede tomar el Ferri que va a Margarita, ellos con la amabilidad que los caracterizo durante todo ese fin de semana se ofrecieron a llevarnos hasta Maracay en su carro y ahí nosotros podríamos tomar el autobús hacia Puerto de la Cruz, en el camino hablamos siempre de regresar a Venezuela, de visitarlos, de conocer su ciudad y su región, Luis el papá de la familia nos lleno de sueños al hablarnos de sus planes con nosotros cuando volvamos y por eso en nuestra mente queda la idea de regresar  Venezuela de conocer mas la gente y de recorrer mas sus caminos.

Un poco mas de una hora de camino entre Choroni y Maracay, un montón de recuerdos sobre el fin de semana, hablar de cervezas, recordar risas, caídas, borracheras, almuerzos únicos y sobre todo aprender que entre los seres humanos no hay barreras, ni políticas, ni religiosas, ni étnicas, que cuando se quiere abrir el corazón se pueden hacer amigos para toda la vida, agradecerle a Luis, Sorelys y a Luis “junior” por lo que nos enseñaron, por el tiempo que compartieron con nosotros y sobre todo porque nos recordaron que lo mas importante de nuestro viaje no siempre será el destino sino la gente que encuentras en él y que hace que la visión del lugar sea siempre única.

Llegamos a Maracay el  camino fue mucho mas corto de que ida en aquel bus de servicio publico, entre una risa y otra habíamos olvidado el mareo que da el camino con tanta curva, nos despedimos con la promesa de regresar y visitarlos y emprendimos nuestro camino a la terminal de auto buses.

En la siguiente entrada les contare como llegamos a Isla Margarita, precios, duraciones, ferris y todo lo demás!

La mejor forma de apoyar a un bloger es compartir la información con sus amigos en sus redes sociales y dejar siempre sus comentarios para saber que les gustaría leer. Si les gusto la entrada o la información les fue útil no olviden compartirlo.

(Visited 1.078 times, 1 visits today)

One thought on “Un día normal en un viaje de mochilero (Venezuela)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 4 =